La Asociación Europea de Industrias Cárnica (CLITRAVI) ha elaborado un escrito de rechazo a una nueva iniciativa parlamentaria que insta a la Comisión Europea a establecer la obligatoriedad de indicar el país de origen o lugar de procedencia de los productos cárnicos “ligeramente transformados”.

El informe de la Comisión sobre la indicación obligatoria del país de origen para la carne utilizada como ingrediente reconoce la débil disposición del consumidor para pagar los costes asociados de este etiquetado por lo que es probable que conlleve a una disminución del consumo de estos productos.

Por otra parte, es muy difícil identificar la categoría ‘productos cárnicos ligeramente procesados’, que por definición no se corresponden con ninguna categorización de producto admitida en la legislación de la UE y que, en consecuencia, tan solo añadirían confusión e incertidumbre legal a la Administración y administrados.

ANICE también se ha manifestado en contra de esta nueva iniciativa dado el elevado coste que implica, la compleja logística y la renacionalización de los mercados de la UE y la ruptura del Mercado Interior.

Frente a la indicación del país de origen, ANICE apoya la mención “Origen UE”, como alternativa de identificación y puesta en valor de los productos fabricados bajo el modelo europeo de producción.

Share This